Tristes horas las nuestras

   I

Es apenas un leve pálpito
en la conciencia última,
pero el tiempo no tiene ya la esfera
donde posar sus horas.

¡Tristes horas las nuestras,
tristes y quebradizas
de apresurados besos,
tacto fácil y lágrimas sin llanto!
El cuerpo sucumbiendo
al rito fácil de la sangre,
a la embriaguez inmediata
en horas desabridas,
en pasos sin relieve.

¿Qué nos queda después de tantos años?
¿Cenizas, ascuas leves,
archivos  de preguntas
y una melancolía
que embriaga la piel
y desata los nudos del hastío?

Tristes horas las nuestras
embriagadas de lunas grises…
cuando dejamos solitario
el corazón a un lado.
¡Tristes horas las nuestras,
tristes y quebradizas!

Yo podría pasar la vida
sin escribir un verso,
pero no me pidáis
que escriba una palabra
sin haber vivido antes
la hora suficiente.

                           

                        II

Todo está en la palabra.
Y todas las palabras para un sueño.
Te acercas, desnudos los labios,
hasta besar la redondez del tiempo.
El tiempo justo
de borrar los silencios,
el tiempo desbordado
para rondar las lunas,
el tiempo nuestro
de cegueras y frágiles palabras.

¡Tristes horas las nuestras!

Te miras al espejo
y entre las arrugas del tiempo
descubres la caricia adolescente
de unas manos en flor,
el tacto sosegado
de otro cuerpo que clama entre las sombras.
Y huérfanas las horas,
se quiebra el vaso
de los perfumes vanos,
de las noches intactas
y los desvelos malheridos.

¡Horas tristes las nuestras!

¿Dónde está ahora la palabra
que nos devuelva
la desmesura de las horas,
la placidez de los pesares leves
y las calles vacías de una escritura inútil?
Después de la palabra, otro silencio emerge.

¿Qué nos queda después de tantos años?
¿Un beso sin destino,
la vieja certidumbre
de andar extraviado
y este dolor sin nombre
por los rincones de la pena?

Después de todo, solo queda
el rumor anhelante de la vida
y un pañuelo-ceniza entre las lágrimas.

¡Tristes horas las nuestras,
tristes y quebradizas!

Blas Márquez, cmf

0

Start typing and press Enter to search