Sobre el Informe Anual 2021 sobre la Situación de Personas Migrantes y Refugiadas en España

Compartimos la presentación del Informe Anual 2021 sobre la Situación de Personas Migrantes y Refugiadas en España que realiza el Foro para la Integración Social de los Inmigrantes (FISI), elaborada por Ángeles Solanes Corella, su presidenta:

 

Según determina nuestra legislación, los poderes públicos deben promover la plena integración de las personas inmigrantes en la sociedad española, dentro de un marco de convivencia de identidades y culturas diferentes con el único límite del respeto a la ley y a la Constitución. En este ámbito, las Administraciones Públicas y también el FISI, tienen la finalidad de integrar a las personas inmigrantes en la sociedad que los acoge, promoviendo la participación económica, social como cultural y política de las personas inmigrantes en condiciones de igualdad de trato.

Una de las funciones preceptivas que ha de desempeñar el Foro para la Integración Social de los Inmigrantes (FISI) es la elaboración de un informe anual sobre la situación de la integración social de las personas inmigrantes y refugiadas en España, tal como se establece en los artículos 3e del Real Decreto 3/2006 de 16 de enero y el artículo 5e de las normas de organización y funcionamiento interno del Foro.

La realización de este análisis intenso y esforzado es esencial para el funcionamiento del órgano consultivo que tengo el honor de presidir y que refleja el conocimiento experto y los trabajos que realizan las cuatro Comisiones que conforman el FISI, integradas por las distintas vocalías del mismo. En el Informe se analiza la situación desde distintos puntos de vista: el normativo, el empleo, la educación y la integración; y sin duda, constituye una excelente herramienta tanto para conocer, la situación de las personas inmigrantes, como para comunicar posibles soluciones y recomendaciones.

Si bien son muchos y variados los temas sobre los que podía haber pivotado el Informe de 2021, en aras a continuar con el análisis de los efectos de la pandemia COVID-19, para este año nos pareció conveniente analizar los desafíos, las oportunidades y las desventajas que la post pandemia ha provocado en las personas inmigrantes y refugiadas, especialmente en grupos concretos como la juventud, la infancia o las mujeres migrantes.

El documento, por tanto, pretende ser un llamamiento a la convivencia y una inspiración para la realización de políticas y programas de integración robustos y eficaces que busquen satisfacer las particularidades y diversidades de la población inmigrante y refugiada, y para reducir las desigualdades provocadas por la COVID-19.

Del informe se desprende que las medidas normativas aplicadas en el marco de la pandemia han contribuido a proteger los derechos de las personas inmigrantes y refugiadas, pero, sin lugar a dudas, es necesario mantener la atención para que la integración que se había ido consiguiendo a lo largo de los años no se estanque y que, además, se puedan afrontar los nuevos desafíos que plantea la actualidad, incrementados por el reciente conflicto bélico en Ucrania.

De los temas abordados por las Comisiones del Foro en el Informe se deducen variadas e interesantes conclusiones. No cabe duda de que las poblaciones más vulnerables han sido las más afectadas por la crisis de la COVID-19 debido al agravamiento de factores de exclusión que ya existían anteriormente. En estos grupos vulnerables se incluye la población inmigrante, lo que ha contribuido a paralizar un tanto la tarea integradora.

La inclusión no es un reto exclusivo para las personas extranjeras recién llegadas al país, sino también para aquellas que han obtenido la autorización de residencia o la nacionalidad española y para su descendencia; pero también lo es para un sector de la población española que ocupa el mismo nicho social y económico que la población inmigrante y que por tanto percibe una situación de competencia por recursos escasos.

Respecto a la protección internacional en nuestro país, el informe señala que se han reducido los plazos en las citas, pero sigue habiendo demoras en algunas provincias y se exigen requisitos que obstaculizan el acceso al procedimiento, y se sugiere analizar la situación para modificar esos desajustes.

Tiene especial repercusión para las personas extranjeras, la brecha digital en su relación con la Administración Pública. Esto afecta de manera singular a asuntos concretos como la tramitación de autorizaciones iniciales o a la obtención de tarjetas de identidad; además hace muy difícil o imposible relacionarse directamente con las entidades públicas.

En el informe se plantea la reflexión acerca del efecto de la COVID-19 sobre el incremento del clima xenófobo y racista, que ha afectado a las personas inmigrantes, solicitantes de asilo y refugiadas. También sobre la situación sociolaboral de la población migrante y refugiada trabajadora por cuenta propia o ajena; así como sobre el retraso educativo Postcovid sufrido por aquellos escolares con pobre o nulo acceso a espacios y/o recursos para poder seguir la educación a distancia durante la pandemia.

Finalmente quiero reconocer la extraordinaria tarea realizada por las Comisiones de trabajo del FISI en los respectivos capítulos expuestos en este informe, así como en sus sugerencias y recomendaciones. Quiero agradecer también el trabajo constante de apoyo de la secretaría del FISI.

Nuestro empeño debe seguir siendo fortalecer la labor del FISI como órgano consultivo, en la elaboración de sus informes anuales y de los informes preceptivos relativos a las normas legislativas que afectan o pueden afectar a la población inmigrante. A mi juicio, es una extraordinaria y práctica labor, enriquecida año tras año por las aportaciones de todos sus miembros.

 

Ángeles Solanes Corella | Presidenta del Foro para la Integración Social de los Inmigrantes.

Pincha aquí para ver el Informe Anual 2021 sobre la Situación de Personas Migrantes y Refugiadas en España.

 

0

Start typing and press Enter to search