Sirviendo la Palabra según Sanjuán: Mt 6, 1-6. 16-18

«Cuando hagas limosna, no vayas tocando la trompeta por delante. Cuando vayas a rezar, entra en tu aposento, cierra la puerta y reza a tu Padre que está en lo escondido. Cuando ayunéis, no andeis cabizbajos como los hipócritas, que desfiguran su cara para hacer ver a la gente que ayunan».

El Señor nos invita hoy a recorrer y a caminar por tres caminos que nos conducen a Dios y son tres caminos imprescindibles en nuestra vida de seguimiento a Jesús.

En nuestro caminar detrás de Jesús son imprescindibles la limosna, el ayuno y la oración. 

Más limosna para el otro, más ayuno para uno mismo, más oración para Dios.

         * Ayuna de ruidos y de distracciones que te impiden escuchar la voz de tu conciencia y encontrarte más a fondo con Dios y con los demás.

          * Da limosna dándote a ti mismo, desde dentro. Comparte tus cualidades, tu tiempo, tus bienes, tu vida…

          * Trata más con el Señor. No dejes de encontrarte diariamente con Él en tu rato diario de oración. Semanalmente en la Eucaristía y con frecuencia en el Sacramento del Perdón.

Aviva y cuida en ti estos buenos deseos para que el verano que se aproxima no sea un tiempo vacío de Dios sino lleno y pleno de su presencia.

Buenos días.

Antonio Sanjuán, cmf

0

Start typing and press Enter to search