Sirviendo la Palabra: 27 de Noviembre

Lucas 21, 34-36:

«Dijo Jesús a sus discípulos: tened cuidado de vosotros, no sea que se emboten vuestros corazones con juergas, borracheras y las inquietudes de la vida, y se os eche encima de repente aquel día… estad, pues, despiertos en todo tiempo».

 

Hoy llegamos al final del año cristiano y Jesús nos da en el Evangelio unos consejos porque puede ser que, sin darnos cuenta, se nos vayan embotando la mente y el corazón y nos quedemos de brazos cruzados temblando ante nuestros miedos e inseguridades y cerrándonos a la esperanza.

En este último día del año cristiano abre de par en par las puertas de tu corazón y de tu vida al Señor que viene y quiere entrar.

Que los agobios de la vida no puedan más que tu atención al Señor.

Intenta hoy y siempre mantenerte firme y constante pensando, viviendo y siendo para el Señor.

Disponte a vivir este próximo Adviento con alegría y con la disposición de renovarte y centrarte en el Señor que quiere un sitio en tu vida y en la vida de todos nosotros en medio de nuestras prisas y agobios.

Y alégrate porque el Señor está muy cerca de ti y de todos nosotros.

Que tengas un buen día y un feliz comienzo del Adviento.

Antonio Sanjuán Marín, cmf

 

0

Start typing and press Enter to search