El comentario del Domingo: San Juan Bautista

24 junio 2018. Lc 1, 57-66. 80

Este domingo es especial. Celebramos el nacimiento de Juan el Bautista. Solo de Jesús, de su Madre María y de Juan se celebran sus nacimientos. De Juan dijo Jesús: “es el mayor de los nacidos de mujer”. No podía recibir mejor elogio. Pero también añadió Jesús que el menor en el Reino de los Cielos es mayor que él.

Juan es el último de los profetas del Antiguo Testamento, y que da paso al Nuevo Testamento con la llegada de Jesús. “Juan” significa “Dios es misericordioso”, por lo especial de su nacimiento, y al ponerle este nombre la gente se preguntaba “¿qué va a ser este niño? Porque la mano de Dios estaba con él”.

Como todos los profetas, fue elegido por Dios, que le impuso el nombre antes de que fuera concebido. Su nacimiento fue motivo de alegría para muchos. Tendrá la misión de preparar la llegada del Mesías, y luego mostrarlo a las gentes. Él mismo deja muy claro que “no soy el que pensáis, sino que detrás de mí viene otro a quién no merezco desatarle las sandalias”. Anuncia, pero también denuncia las infidelidades del pueblo, y esto le llevará a la muerte.

Esta fiesta nos debe hacer reflexionar sobre nuestro propio compromiso cristiano. También hemos sido elegidos por Dios con un propósito: que nuestra forma de vida sea un reflejo del amor que Dios nos tiene. Que correspondamos a este amor mostrándolo a los que están con nosotros; que en las dificultades no perdamos la esperanza, y que nuestra presencia sea un motivo de alegría para los demás.

Juan Ramón Gómez, cmf

0

Start typing and press Enter to search