El comentario del Domingo: 8 de Mayo

Juan 10, 27-30:

Domingo, 8 de mayo 2022 (4º T P C)

 

Cada vez que en las distintas regiones o países se celebran elecciones, se nos presenta la oportunidad de escuchar las diferentes propuestas de cada uno de los líderes políticos. Después de analizar estas propuestas podremos votar aquella que nos parezca más convincente. Me viene a la memoria una canción que decía: “muchos prometen la luna / hasta llegar al poder; / y cuando arriba se ven, / no escuchan queja ninguna / y te tratan con el pie”.

Cada uno de los líderes se presenta como el mejor. Pero creo necesario para el bien común que se llegue a un entendimiento entre las distintas opiniones, si es que todos buscan el bien común, y no solo el bien de su partido. Pero no está muy claro qué hay detrás de cada una de las opciones. Alianzas y pactos; descalificaciones e intolerancias. Actitudes que nos hacen dudar de que pueden estar buscando lo mejor para todos. Parece que ninguna opción genera la suficiente confianza.

La palabra de Dios nos propone a Jesús como el Buen Pastor, ese guía en quien depositar nuestra confianza porque nunca nos defraudará. Se distingue de los otros porque nos conoce personalmente, está dispuesto a sacrificarse por los suyos, siempre va por delante marcando el camino. Lo refrenda con su vida. Y nos llama a seguirle, a convertirnos también en alguien que pueda mostrar el camino a los demás. Los que son pastores, padres de familia, educadores, catequistas, jefes o superiores, han de ser modelos de referencia para todo el que quiera vivir desde el amor y la justicia, y no desde la búsqueda de sí mismo o de las propias conveniencias.

 

Juan Ramón Gómez Pascual, cmf

¿Conoces al Buen Pastor?

 

0

Start typing and press Enter to search