Votar por la “civilización del Amor”

Esta semana, y ante la inminencia de las próxima Elecciones Generales en España (28 de Abril), comparto con vosotros el posicionamiento que ha hecho la Delegación de Migraciones de la CONFER (Confederación de Religiosos/as) de España antes las mismas.

José Antonio Benítez Pineda, cmf

Posicionamiento de CONFER Migraciones ante las Elecciones Españolas
(Si deseas leerlo completo te invito a entrar en: http://www.confer.es/948/activos/texto/7571-confer-migracion.pdf)

No decimos nada nuevo cuando afirmamos que la migración es un fenómeno complejo. Sin embargo, no son pocos los estudios que demuestran cómo la migración es una gran oportunidad para nuestra sociedad, incluido nuestro crecimiento económico y mercado laboral. La presión migratoria en la Frontera Sur ha crecido, llegando este año a superar las 50.000 personas que ingresan en nuestras costas. La deficiencia en accesos seguros y legales está produciendo auténticos dramas y la pérdida continuada de vidas, además de la vulneración de derechos básicos (devoluciones en caliente a adultos y a menores, etc.). Esta cifra no debería suponer un número alarmante si lo comparamos con las 532.482 personas inmigrantes que entraron en España regularmente en el mismo periodo.

Desde hace años, la Vida Consagrada en España ha realizado distintos aportes que han fomentado y fomentan una cultura de la solidaridad e inclusión con las personas migrantes y refugiadas, especialmente atendiendo a las causas que generan los desplazamientos, como acciones de sensibilización e incidencia, y acogiendo y acompañando directamente. Reseñable es el trabajo en integración con personas migrantes en mayor vulnerabilidad, especialmente con mujeres migrantes y trabajo del hogar, con menores no acompañados, en los CIEs y en procesos de inclusión a medio plazo con familias desde una mirada integral, entre otros. Trabajamos muy conectados en el ámbito nacional dentro de la Red Migrantes con Derechos y en otras plataformas.

Últimamente, algunos colectivos sociales difunden un discurso político que instrumentaliza la inmigración como un chivo expiatorio de los males de la sociedad española, lo que está distorsionando la visión de parte de la sociedad sobre la realidad migratoria. De este modo quien más grita, aunque sea apoyado en datos falsos, genera discurso y acapara los titulares. Esta instrumentalización política, junto a la viralización en los mensajes de las redes sociales, entre otros, han generado un discurso polarizado y extremista que tiene como objeto generar miedo, junto a un imaginario de invasión. “El que levanta un muro termina prisionero del muro que levantó” (Papa Francisco). Algo sobre lo que queremos llamar la atención es la trampa que utilizan algunos partidos o colectivos al relacionar los valores católicos con un único proyecto político, sea cual sea. En el pasado y en otros lugares del mundo, quienes pretendieron esto manipularon
lo mismo que reclamaban ofreciendo una caricatura de los mismos. Desde el Consejo Asesor de CONFER Migraciones animados por el Papa Francisco, alentamos a beber de nuestras fuentes, como son el Evangelio, y la Enseñanza Social de la Iglesia. En ellos se encuentran criterios y también las referencias morales para todo católico. También las que orientan el discernimiento a la hora de ejercer nuestros derechos y deberes como ciudadanos. Hospitalidad, dignidad de la persona humana, primacía del bien común, compasión, solidaridad, justicia, … son actitudes evangélicas que orientan nuestro caminar cotidiano. Por esta razón, promover cualquier resquicio de xenofobia, manipulación del lenguaje, desinformación, propuestas que atenten contra la dignidad humana en todas sus fases, relativización de la violencia o desprotección de los más débiles, es contrario a las enseñanzas de Jesús. En lo referente al desafío de las migraciones, insistimos en la urgencia de reclamar políticas regulatorias acordes con la dignidad de las personas, el bien común y el principio de solidaridad. Nos adherimos a la propuesta del papa Francisco resumida en los verbos: “acoger, proteger, promover, integrar”.

Existen alternativas viables a los muros, la criminalización generalizada de los migrantes, la aporofobia (odio a los pobres) y la inoculación del miedo. Apelamos por tanto a una lectura creyente de la realidad, a través de los principios evangélicos y la Enseñanza Social de la Iglesia. También en lo referente al fenómeno migratorio y sus implicaciones. Ante las próximas elecciones generales invitamos a plantear en la reflexión personal y en el debate público propuestas que favorezcan una “civilización del amor” actuando en consecuencia. La vida religiosa dispone de instituciones y plataformas comprometidas con el acompañamiento y servicio a personas migrantes y refugiadas, que le permite hacer un balance riguroso de la gran oportunidad y desafío que representan y que dotan de credibilidad su trabajo.

Start typing and press Enter to search