(Aprovechamos este poema de Ramón -seglar claretiano de Venezuela- para elevar nuestra oración por aquel país y la crisis social y humanitaria que están viviendo).

Sucede a veces
que una luna de naipes tristes
cuelga su vestido de plata
entre los dedos de una canción
fugitiva y ligeramente cansada.

Sucede a veces
que me miras 
con tu rostro angustiado
de interrogados pronombres
al salir de tu boca
un tibio beso nacarado.

Sucede siempre
que vas de prisa
y la esquizofrenia
se cuelga en tu camisa vino tinto,
como un graffiti de turpiales remarcados.

Sucede
que siempre extraño
tu manera extraña de volver
sobre el espejo
en este camino calcinado
sin pausa y zanjas
que rompen la bandera
de otro día restaurado.

Sucede que tus niños desnutridos
hacen poemas y migas
con las partitura
de sus dientes maltratados.

Y sucede que te amo
en tanta gente pobre
que sufre y se derrota
en la grandeza de tus manos.

Ramón Uzcátegui, sc

0

Start typing and press Enter to search