SOLO Y A SOLAS

Solo y a solas. Cálidas las penas

en el umbral ardiente de mi llanto.

Tan frágiles las penas mientras tanto.

Tan enteras las sombras por mis venas.

 

Ni verbo ni herramientas. Solo penas

y una oquedad después y todavía.

Pena con pena, el pan de cada día,

sin diques, herramientas ni cadenas.

 

De noche las repaso con ternura;

y en la almohada de mi sueño espero

consagrar su verdad y su estatura.

 

Yo vengo de un dolor enajenado

y esta pena que palpo es un lucero

de otra pena mayor en el costado.

Las Palmas, 2018

 

Blas Márquez Bernal, cmf

(FOTO: Lukas Rychvalsky)

 

SÓ E A SÓS em portugués

 

0

Start typing and press Enter to search