SITUACIÓN DE LA FRONTERA SUR

La Frontera Sur sigue visibilizando un territorio fronterizo caracterizado por la no protección plena de los derechos FUNDAMENTALES.

Es un escenario que no solo destruye vidas (como lamentablemente comprobamos en el número de personas fallecidas y desaparecidas tanto en el mar como en el desierto u otros puntos del trayecto migratorio), sino que violenta los derechos fundamentales con acciones como las expulsiones, las devoluciones, las deportaciones, los encierros u otras estrategias para el bloqueo de un derecho universal como es el de la libre movilidad.

Es un sistema universal que legitima el racismo, el clasismo, y otras formas de discriminación y opresión. Y nuestro gobierno y por ende, la Unión europea tienden a construir un relato basado en la diferencia, el peligro o la amenaza. Se fomenta y reproduce, de esta forma, la desigualdad que antepone la condición de persona extranjera susceptible de sospecha a la de persona que ejerce el derecho a la libre circulación y que puede encontrarse en situaciones diversas de vulnerabilidad y/o necesitadas de protección internacional, social y jurídica.

En la Frontera Sur, somos testigos de cómo, lejos de asumir la responsabilidad de garantes de derechos, el Estado español y la Unión Europea insiste en difundir y reproducir algunas de las violencias que se producen en los países de origen, mientras invisibilizan sistemáticamente aquellas otras desarrolladas durante el trayecto y en destino, y de las que tenemos una responsabilidad directa.

Los que estamos en primera línea en la Frontera Sur estamos convencidos que es una oportunidad para generar espacios reales de acogida y cuidado de la vida, frente a la actual condición territorial de escenario de daños, violación de derechos, desapariciones, explotación y muerte.

Si quieren algunos datos, deciros que en lo que llevamos de trimestre del 2022 han llegado a Canarias unas 5000 personas, el doble que en el mismo tramo del 2021. Con la particularidad de que en lo que llevamos del mes de marzo solo ha llegado una embarcación con 49 personas a bordo. Digo más, esto no significa que no hayan dejado de salir, sino que no han llegado más. Nos consta que los naufragios han sido muchos.

 

José Antonio Benítez Pineda, cmf

(FOTO: Filmin)

 

0

Start typing and press Enter to search