Sirviendo la Palabra según Sanjuán: Mc 3, 7-12

«Jesús se retiró con sus discípulos a la orilla del lago y lo siguió una muchedumbre de Galilea. Al enterarse de las cosas que hacía, acudía mucha gente de Judea, de Jerusalén y de Idumea, de la Transjordania, de las cercanías de Tiro y Sidón. Encargó a sus discípulos que tuviesen preparada una lancha no lo fuera a estrujar el gentío».

¿Por qué tanta gente busca a Jesús?: 

+ Porque todos quieren sentir su fuerza curativa y salvador. 

+ Porque todos quieren sentir su cariño y su cercanía. 

+ Porque saben que a Jesús le interesa la gente y que también se interesa por la gente.

+ Porque, como diría el Papa Francisco, Jesús quiere «oler a oveja». 

También hoy todos nosotros necesitamos de la cercanía y del cariño de Jesús. 

También todos nosotros necesitamos de su sanación, de su fuerza curativa y de su poder salvador.

No dudes de acercarte a Jesús y de tocarle para que su gracia se transmita a tu vida. 

Te acercarás y lo tocarás en la oración, en la Eucaristía, en el sacramento de la Reconciliación. 

Y ten en cuenta que, si tú estás unido a Jesús, por tí también pasará a otros muchos la fuerza, la gracia, el perdón, la alegría y la salvación de Jesús.

Trabaja por estar unido o unida a Él. 

En Jesús encontrarás la VIDA y desde Él podrás tú también transmitir la VIDA con mayúscula. Buenos días.

Antonio Sanjuán, cmf

0

Start typing and press Enter to search