Sirviendo la Palabra según Sanjuán: Mc 10, 32-45

«El que quiera ser grande, sea vuestro servidor y el que quiera ser primero, sea esclavo de todos. Porque el Hijo del Hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por muchos».

Muchas veces en nuestra sociedad catalogamos la importancia de los demás fijándonos en su vestimenta, en sus mitras y sus sombreros, sus zapatos y sus corbatas. 

El uniforme y el atuendo más común para un cristiano han de ser una TOALLA o un MANDIL. 

Jesús se ciñó la toalla para decir y para mostrarnos que era el servidor de todos. 

Él mismo lo dijo: «yo estoy en medio de vosotros como el que sirve».

También el mandil es el uniforme del servicio: lo usan los criados y también las madres y las abuelas cuando están prestando sus servicios a la familia. 

No te olvides hoy y siempre de ceñirte bien la toalla y de mancharte bien el mandil. 

Eso querrá decir que estás sirviendo mucho. Toalla que siempre está limpia o mandil que no se mancha quiere decir que poco sirven. 

Buenos días.

Antonio Sanjuán, cmf

0

Start typing and press Enter to search