Sirviendo la Palabra según Sanjuán: Lc 5, 33-39

«A vino nuevo, odres nuevos». 

«La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida de los que se encuentran con Jesús. Quienes se dejan salvar por Él, son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría» (Papa Francisco). 

Jesucristo siempre nos trae aires nuevos y aires de profunda alegría. 

Alegría que nos crea siempre una mentalidad abierta en continua renovación, en continua creatividad y en continua osadía misionera. 

Jesucristo nos trae el vino nuevo, que es el vino que nos lleva a transmitir con alegría nuestra fe. 

Porque si estamos convencidos de que el Evangelio es una buena noticia, hemos de procurar que esta buena noticia llegue a los más posibles. 

Tú eres el hombre o la mujer nueva en quien se ha depositado el vino nuevo del Evangelio. 

Procura hoy que el vino nuevo del Evangelio que llevas dentro dé fuerzas a todo lo que hagas a lo largo de este día y también a lo largo de todos tus días. 

Y procura también compartir este vino nuevo con los demás. El buen vino es para beberlo juntos, para saborearlo en la amistad y para compartirlo en fraternidad. 

Que tengas un buen día y ojalá te «emborraches» de vino nuevo. 

Buenos días.

Antonio Sanjuán, cmf

0

Start typing and press Enter to search