Sirviendo la Palabra: Jn 3, 31-36

Juan 3, 31-36:
«El que Dios envió habla las palabras de Dios, porque no da el Espíritu con medida».

Este trozo del Evangelio es la conclusión del diálogo de Jesús con Nicodemo.
Y termina diciéndonos Jesús que el Padre no da el Espíritu con medida.
Recibe sin «paraguas» el diluvio del Espíritu que el Padre te quiere dar.
No temas empaparte del Espíritu porque Él te dará la misma mirada de Jesús y sus mismos sentimientos, y tus obras serán realizadas desde esa mirada y brotarán desde esos mismos sentimientos.
Serás feliz porque te abrirás a una nueva visión de la realidad.
Recibe sin «paraguas» el diluvio del Espíritu que el Padre te quiere dar. Y notarás que Dios va dando sentido a tu vida .
Sentirás madurar en tí los frutos del Espíritu Santo: amor , alegría , paz , paciencia , amabilidad , bondad , fidelidad , modestia y dominio de sí.
Cierra tu «paraguas» para que el Espíritu llueva bien sobre tí. El Padre te lo dará sin medida.
Buenos días.

Antonio Sanjuán Marín, cmf

0

Start typing and press Enter to search