SEGUIMOS DENUNCIANDO

De nuevo, volvemos a denunciar las muertes que se siguen produciendo en la ruta canaria. El pasado jueves 13 de octubre, 22 personas perdieron la vida en un naufragio que intentaba llegar a nuestras costas. Según Caminando Fronteras, los medios de rescate tardaron demasiado en hallar la embarcación y encontraron la neumática semi hundida, con tan solo 30 supervivientes. Semana tras semana seguimos recibiendo noticias trágicas como estas.

 

Desde Caminando Fronteras, se asegura que en estos 9 meses que llevamos del año 2022, 1000 personas han fallecido intentado llegar a Canarias, la cual, sigue siendo la ruta más mortífera hacia Europa, sumando 28 naufragios más que todos los ocurridos en el resto del país.

 

Siguen apareciendo cuerpos sin vida de personas que intentan llegar hasta nuestras costas bordeando por mar los dispositivos de control fronterizo. Llevamos bastante tiempo presenciando este tipo de muertes, de personas que no son números, sino que tienen nombres, historias y familias, que dejan atrás para arriesgarse en un intento de encontrar una vida mejor.

 

En relación a lo sucedido en Melilla el 24 de junio de este año, el pasado 14 de octubre el Defensor del Pueblo concluyó que Interior incumplió la ley en la tragedia de la frontera de Melilla. Aquel día en el que al menos 23 personas murieron, la Guardia Civil ejecutó 470 devoluciones en caliente “sin contemplarse las previsiones legales tanto nacionales como internacionales”. Esta cifra cuadriplica las 101 devoluciones que el ministerio reconoció oficialmente tras la tragedia. Denunciamos las devoluciones en caliente que, además de incumplir la ley, vulneran los derechos de las personas migrantes y refugiadas. Esta tragedia no debe quedar impune, pedimos justicia por los supervivientes y las víctimas de la tragedia de Melilla.

 

También denunciamos que el Gobierno español sigua dedicando dinero público en el refuerzo del control fronterizo en Ceuta y Melilla, habiendo aprobado recientemente el Consejo de Ministros dos acuerdos para iniciar obras en las fronteras de ambas ciudades con un presupuesto de 10 millones de euros en Melilla y 6,8 millones en Ceuta. Se sigue invirtiendo grandes sumas de dinero en control y represión en las fronteras, frente a un sistema de acogida pobre y escaso que no reúne las condiciones de dignidad que merecen todas las personas.

 

José Antonio Benítez Pineda, cmf

(FOTO: Antena 3 Noticias)

 

0

Start typing and press Enter to search