Preparativos para estar juntos un período de tiempo desconocido

¿Qué alcance puede tener un título tan extraño u original como éste? Preparativos para estar juntos un periodo de tiempo desconocido evoca un mundo de relaciones nada convencional, poco acorde con lo que normalmente podemos entrever en la relación de dos personas. El preparativo de algo anticipa lo que puede suceder o quizá no suceda. Preparar un proyecto no implica por necesidad su desarrollo o culminación. Los preparativos pueden quedarse solo en intención o deseo, sin ver realizado lo que se quiere.

En esta película intervienen, sobre todo, dos personas que solo interactúan muy avanzada la historia, aunque parecen haber vivido un encuentro anterior, fugaz y huidizo, poco recordable en el caso de uno de los dos; persistente en el caso de la otra persona, hasta el punto de influir en su vida, modificando sus intereses y alterando de manera potente su programa vital.

Ella, Marta, una neurocirujana húngara de mediana edad, reconocida en su profesión, abandona su carrera en Estados Unidos y regresa a su país, movida por el impulso amoroso que ha nacido en ella al conocer a un colega, Janos, también neurocirujano, en un congreso médico. Cuando se despiden, se prometen encontrarse en Budapest.

La historia de ese encuentro es el motivo central de esta película. Ella se implica en dar consistencia a esa relación que parece fracasar sin que apenas haya dado sus primeros pasos. ¿Habrá sido todo fruto de su imaginación o su deseo? Marta decide indagar en sí misma, y forzar el encuentro con Janos, para comprobar la fuerza de sus impulsos, o tal vez la sinrazón de una mente ofuscada.

Encuentra trabajo sin esfuerzo en el hospital donde trabaja él, aun cuando sea un puesto que está por debajo de sus posibilidades, para forzar el encuentro e intentar encontrar respuestas. Ambos, terminan por encontrarse y reconocerse finalmente, sin que ello derive en un compromiso claro y se manifieste la voluntad mutua de aunar sus voluntades. Estar juntos un periodo de tiempo desconocido…

Unas palabras de Sylvia Plath, escritora y poeta estadounidense, abren esta singular película: “Cierro los ojos y el mundo muere; levanto los párpados y nace todo nuevamente. (Creo que te inventé en mi mente)”. Estos versos expresan la experiencia de Marta, su deseo y su necesidad. La interpretación de Natasa Stork (premiada en el festival de Valladolid) llena de sentido y hondura el manantial de sentimientos que bullen en su interior. Todo en ella es calidez y entrega, deseo de llenar el tiempo que le sea concedido con la compañía del amor que entrevió y no termina de ver enteramente satisfecho.

Es éste un cine de sentimientos, de emociones, de mundos interiores que no siempre son fáciles de expresar en el lenguaje de las imágenes. En este caso, la realizadora húngara Lili Horvát consigue interesarnos y acompañar el viaje sentimental de su protagonista.

 

Antonio Venceslá Toro, cmf

 

0

Start typing and press Enter to search