Hoy tengo ganas de vivir de pie

en esa vasija de barro

que moldean tus manos supremas

con nuestros verbos rotos.

 

Hoy tengo ganas de agrupar los árboles

y dibujar sus hojas esparcidas

en el conjuro de tu boca

retraída en el tiempo.

 

Hoy tengo ganas

de quedarme a solas contigo

en la cárcel de tus ojos,

donde nacen las aguas

marcando el anagrama de un pálpito

en la costumbre de verte despierto.

 

Hoy tengo ganas

de secar tus lágrimas

en la fontana de tus dedos viejos,

donde se escurren los años

y las arrugas siembran

las rosas podadas de la primavera.

 

Hoy tengo ganas de abrazarte padre…

pero sólo encuentro tu imagen diluida

en la ventana que me impide

abrazar tus temores

en tu corazón desierto.

 

Ramón Uzcátegui Méndez, sc

(FOTO: amor santo)

 

PAI em portugués

 

0

Start typing and press Enter to search