Juan Damasceno: defensor de las imágenes

SAN JUAN DAMASCENO. 4 de diciembre

La palabra «iconoclasta» es de muy corto uso en este nuestro siglo XXI. ¿Sabes tú lo que significa? Sin embargo era muy usada, usadísima, en el siglo VIII. Porque había un gran pugna en el mundo y en la iglesia occidentales entre los iconoclastas y los anti-iconoclastas o iconódulos.

Iconoclasta es el que piensa, dice y defiende que no debe haber imágenes religiosas, ni esculpidas ni pintadas, lo que empezó a decirse en la Iglesia de Siria a finales del siglo VII y en el VIII, posiblemente por influencia musulmana, pasando de allí a Constantinopla y Jerusalén. La cosa llegó a su punto culminante cuando el emperador bizantino León III el Isáurico ordenó la destrucción de todas las imágenes de Jesús, de la Virgen y, sobre todo, de los santos.

Es en este momento en el que aparece Yahia ibn Sargun ibn Mansur, o sea Juan Damasceno (de Damasco) oponiéndose con valentía, con fortaleza y con inteligencia a las disposiciones del emperador. Él encabezará a los defensores de la veneración a las imágenes. Veneración, que no adoración. Postura oficial y conciliar de la Iglesia Católica: no se adoran las imágenes en sí, lo que sería reconocer la divinidad de la imagen, sino que el icono o escultura es reconocido como espejo de lo divino, que ayuda a la meditación y al rezo, pero nunca es adorado.

De todo cuanto se pueda decir del Damasceno, de su capacidad intelectual y riqueza dogmática, de su multiforme producción literaria, de sus obras monumentales o de su capacidad organizativa y de gobierno, hay que destacar su dimensión de «influencer»: gracias a él Miguel Ángel, Berruguete, Martínez Montañés y otros muchos pudieron esculpir sus obras y dejarnos una catequesis y una teología de bulto que entra por los ojos y llega al corazón. Gracias a él la Macarena y la Esperanza de Triana pueden pasearse por Sevilla, y la Pilarica, la Virgen de Guadalupe o la Santina reúnen por millares a sus hijos devotos y los dirigen al Padre, que a través de esas y otras innumerables imágenes hace maravillas en el Pueblo de Dios, como las hacen los Cristos estremecedores y tantas y tantas figuras de santos en el mundo entero.

¿Hay alguna imagen de tu especial devoción? ¿Tienes tú alguna?

Carlos Díaz Muñiz, cmf

0

Start typing and press Enter to search