ES TIEMPO DE LA SIEGA

Está la noche en calma y en la frontera

de los besos la luz reclama al llanto

desnudar al amor, ponerlo al tanto

del fuego inevitable, de la hoguera.

 

Amanece y es la luz una quimera

de blanda pesadumbre, un leve manto

que cubre de azahares el encanto

de un amor desbordado en primavera.

 

Van pasando los años. Permanece

intacta la palabra y la tarea.

El amor como un árbol crece y crece.

 

Es tiempo de la siega. Que Dios vea

que el fruto de la sangre desvanece

en la playa el vaivén de la marea.

 

Las Palmas, 2021

 

Blas Márquez Bernal, cmf

(FOTO: Ma Ti)

 

ESTÁ NA HORA DA CEIFA em portugués

 

0

Start typing and press Enter to search