El Inmigracionalismo

El movimiento de personas es un hecho que ha existido a lo largo de la historia de la humanidad y ha creado muchas de las realidades en relación a las personas y sus entornos reconocidos hoy en día. Por lo que en sí misma la inmigración no es un suceso negativo, ni los flujos migratorios son algo anormal en el devenir del tiempo.

En los últimos años la Red Acoge ha publicado diversos estudios analizando el Inmigracionalismo, un concepto vinculado al tratamiento periodístico que se da de la inmigración en España. Parece interesante recuperar el contenido de dichos estudios, y en especial, el publicado en el 2020 (pincha aquí para ver el de 2019) a la luz de la cobertura mediática que se ha hecho en los últimos meses de la crisis vividos en España, y en concreto en nuestra Frontera Sur.

La red todos los años hace un monitoreo de miles de noticias, artículos, ensayos y distintos libros de varios medios de comunicación españoles, analizando si por su manejo de datos y lenguaje corren el riesgo de caer en el sensacionalismo y/o la xenofobia. Han complementado este trabajo de campo recopilando percepciones de personas inmigrantes sobre su reflejo en la prensa. Procedente de sus estudios, la red acoge ha acuñado el concepto Inmigracionalismo, que identifica el sensacionalismo aplicado al tratamiento informativo del fenómeno migratorio.

Además, nos recuerda que refugiado e inmigrante son dos conceptos distintos, si bien con frecuencia los medios los utilizan de manera indistinta o confusa. Reconociendo la diferencia entre migrantes económicas y refugiadas, nos recuerda que todas las personas que se juegan la vida intentando llegar a Europa de estas maneras lo hacen porque no tienen otra elección y partiendo de una situación de extrema vulnerabilidad, bien sea porque huyen de un conflicto armado o de violaciones de derechos humanos que, a su vez, les condenan a la pobreza y a la falta de libertades.

En sus análisis observa un elevado número de ejemplos de mención injustificada a la nacionalidad, un tema que suscita discusión y que no es fácil de determinar. Es importante seguir reflexionando sobre su uso y tomar consciencia de que puede acarrear la creación y alimentación de estereotipos. El uso indiscriminado de determinados datos, como es el caso de la nacionalidad, cuando se relaciona con temas relativos a sucesos delictivos pueda incrementar una visión negativa hacia determinados grupos, bien por su origen nacional, étnico o por su confesión religiosa. Este hecho convierte a la nacionalidad en tema que no debe ser tratado como inocuo. En ningún momento se está planteando que se omita, sino que se haga cuando tenga sentido.

Por último, a pesar de que cada vez sea menor el número de medios de comunicación que utiliza erróneamente el término ‘inmigrante ilegal’, sigue figurando en las informaciones de prensa, radio y televisión. Se trata de un concepto que además de criminalizar, resulta erróneo jurídicamente. Nadie describiría como ‘conductor ilegal’ a alguien que haya sido multado, sin embargo, a las personas que están en situación administrativa irregular sí se las estigmatiza con ese término.

 

José Antonio Benítez Pineda, cmf

@benicmf

#FronteraSur

(FOTO: Manual Inmigracionalismo de RED Acoge de 2019)

 

0

Start typing and press Enter to search