El CIE de Madrid cierra temporalmente por obras entre denuncias por malos tratos policiales y el reconocimiento de un suicidio

El pasado viernes 13 de enero el centro de internamiento de extranjeros de Madrid (CIE) comunicó su cierre para la ejecución de obras de rehabilitación, cuya duración está prevista para cinco meses. Las obras que se pondrán en marcha no resuelven las deficiencias que se llevan detectando desde hace años ni la problemática que se ha estado denunciando desde su apertura.

 

Esta situación afectará al funcionamiento de todos los demás centros del Estado, ya que el de Aluche es el de mayor capacidad y el único que aceptaba el internamiento de mujeres hasta el momento (actualmente está prevista la apertura del módulo de mujeres en Barcelona). En la última semana, las personas internas en el CIE de Madrid han sido trasladadas a otros centros, puestas en libertad o expulsadas del territorio nacional sin las garantías debidas y se ha seguido internando a nuevas personas hasta el día anterior a su cierre.

 

La vulneración de los derechos de las personas internas y la opacidad han protagonizado la historia de este centro, que acumula numerosas denuncias y resoluciones por estos motivos. En el último año, por primera vez, los tres jueces a cargo del control del CIE de Madrid reconocieron graves deficiencias en la gestión sanitaria y en los procedimientos de denuncia por malos tratos y requirieron a la Dirección General de Policía la modificación de las condiciones que rigen el servicio sanitario para el cumplimiento de la legislación vigente y a la dirección del CIE la creación de un protocolo para la gestión de denuncias por malos tratos que garantice el respeto a la tutela judicial efectiva.

 

A pesar de estas medidas, recientemente se ha tenido conocimiento del fallecimiento de una persona por suicidio dentro del CIE de Aluche en 2022 y, en los días previos al cierre, más de cinco personas internadas han denunciado haber sufrido agresiones por parte de agentes de policía. Estas denuncias están siendo investigadas por los juzgados de control e instrucción y dieron lugar a una visita del Defensor del Pueblo la tarde anterior al cierre.

 

Esta problemática no acaba con el cierre temporal del CIE de Madrid, sucediendo de la misma manera en los demás centros existentes en el territorio, y estando en construcción el mayor centro de internamiento de Extranjeros de Europa previsto para 500 personas en Algeciras.

 

Una vez más, insistimos en que la única opción viable es el cierre de estos centros, pues, aunque se apliquen de forma escrupulosa estas medidas y se lleven a cabo las modificaciones estructurales que están en curso, la privación de libertad en CIE es incompatible con el respeto a la dignidad y a los derechos fundamentales de las personas.

 

José Antonio Benítez Pineda, cmf

(FOTO: El País)

 

0

Start typing and press Enter to search