El CIC celebra la Navidad en una fiesta comunitaria

Después de un tiempo de preparación para el Encuentro con Jesús, la comunidad educativa y el alumnado del Colégio Internato dos Carvalhos (CIC) celebró la Navidad ‘en familia’, durante la mañana del 15 de diciembre. Cuidadosamente preparada por el Consejo de Pastoral y la Dirección de Proyectos y Causas, contó también con la presencia de dos misioneros claretianos de la Provincia de Fátima, miembros del Equipo de Pastoral y Juventud de España (PJV_Spain), los padres Martín Areta y Tomas M. Joustefen, que presidieron la celebración.

Debido a las medidas por el COVID19, la actividad se tuvo que dividir: a las 9.30 horas para las clases de 10º grado, a las 10.45 horas para las de 11º grado y a las 11.55 horas para las de 12º grado.

Aquí os dejamos una pequeña crónica elaborada por el CIC:

A lo largo de la celebración, marcada por la alegría propia de la Navidad de las familias del CIC, hubo también momentos de reflexión, oración y convivencia. En un momento dado, se pidió a todos los presentes que reflexionaran sobre sí mismos, que identificaran las actitudes positivas y menos positivas de la vida para que, en una actitud de autotransformación, pudieran olvidar las menos buenas y seguir el camino del bien, un camino que nos acerca a los demás y a Dios.

Tras la lectura del Evangelio de San Lucas, que sirvió de lema para este viaje en Comunidad hasta la Navidad, un grupo de alumnos trató de representar las dificultades vividas por María y José hasta el nacimiento del Niño, dificultades también vividas por la comunidad educativa en las últimas semanas, como una forma de vivir el Adviento en el CIC, «Camino a la Navidad».

En el momento del ofertorio, de forma simbólica, cada delegado y/o subdelegado de clase colocó cerca del Altar algunos alimentos de sus respectivas cestas de clase, ya que, en las últimas semanas, se llevó a cabo en el CIC una campaña de recogida de alimentos para ayudar a las familias necesitadas de nuestra comunidad – ¡Esto es Navidad! – Cuanto más humanos seamos, más cerca de Dios estaremos.

Al final de la celebración, en las diferentes salidas del Pabellón, cientos de mensajes fueron escritos por los alumnos en carteles, señal de que el Evangelio fue acogido dentro de cada uno; sin embargo, el viaje no termina en el Pesebre, como no terminó para María y José, el viaje continúa y nos desafía a una transformación – dejémonos transformar por el Amor de Dios que se hizo Hombre en el Niño que nace.

Hacia el final de la celebración, hubo un momento de Oración en Comunidad, y desafiamos a todas las familias a hacer lo mismo esta Navidad, porque en una sociedad que es frágil, el mundo necesita que seamos «signos de una Nueva Humanidad».

Como dijo estos días António Marto, obispo de Leiria-Fátima, en su mensaje para la Navidad 2021, «la Navidad cristiana no puede reducirse a una fiesta social. Debe vivirse como la fiesta del Hijo de Dios, que vino a traer a los hombres la ternura y la paz de Dios, la fraternidad y la alegría para todos».

 

 

0

Start typing and press Enter to search