Iniciamos el segundo día de nuestro Capítulo a las 7:30 de la mañana, reunidos en torno a la mesa de la Eucaristía para hacer memoria de los Santos Inocentes, cuya fiesta celebramos hoy.

La sesión de la mañana dio comienzo a las 9:30. El P. Presidente abrió la sesión con un breve momento de oración en torno a la lectura de Mt 3,13 e invitándonos a dar gracias a Dios por hacernos familia en la Iglesia. Tras señalar el orden del día previsto para hoy algunas cuestiones de procedimiento, el P. Fermín, Secretario Capitular, dio lectura al acta de la sesión de ayer por la tarde, que fue aprobada por unanimidad.

Inmediatamente, el P. Manuel Segura, Ecónomo Provincial, presentó a la Asamblea Capitular la Memoria económica. Ayudado por algunas diapositivas, durante una hora y media, que no se hizo larga, nos ofreció una visión de la realidad económica de la Provincia. Al finalizar, nos tomamos un descanso, al término del cual, reunidos de nuevo en el Aula, el P. Gonzalo Fernández, facilitador del Capítulo, presentó el plan de trabajo del resto del día que consistirá en tiempo personal de estudio y trabajo de grupos sobre las memorias de gobierno y economía y una dinámica de reflexión prevista para la sesión de la tarde.

Hecha la presentación, los grupos tuvieron una breve reunión para elegir moderador, secretario y representante en el equipo que estudiará la memoria de economía. Hecho eso, nos retiramos a estudiar personalmente el material ofrecido.

A las 15:30 comenzamos la sesión de la tarde que consistió en una reunión de grupos, primero, para ofrecer al Gobierno petición de aclaraciones e interpelaciones sobre la Memoria de Gobierno.

A las 17:00 nos reunimos en la Sala Cardenal Saraiva para realizar una dinámica de reflexión, animada por el P. Gonzalo, en torno a tres preguntas:

  • ¿Qué nos está robando nuestra vitalidad misionera?
  • ¿Qué llamadas de Dios estamos percibiendo en la sociedad y en la Iglesia?
  • ¿Qué semillas de vida descubrimos en nuestra Provincia?

Los grupos reflexionamos y compartimos el fruto de nuestras deliberaciones en un espacio que se prolongó hasta poco más de las 19:00 horas. Fueron abundantes las conclusiones que provocaron el compartir de los grupos y del plenario. Desde la conciencia de realidades que nos restan vitalidad misionera (individualismo, activismo y dispersión, superficialidad, desvitalización espiritual…), percibimos también las semillas de vida que percibimos en nuestra vida (los testimonios de misioneros y laicos, la pluralidad de realidades misioneras, la misión de Zimbabue y su realidad vocacional…) y las llamadas de Dios en la sociedad y la Iglesia (a la comunión que genera cercanía y encuentro, a la escucha y el discernimiento, al testimonio en medio de la increencia, a ser creyentes y creíbles…). Fue un espacio de comunicación muy rico que facilitó el encuentro y la conciencia de la realidad provincial que estamos construyendo.

El rezo de Vísperas, a las 19:30, puso el broche a este segundo día del Capítulo.

 

Puedes ver las fotos del capítulo aquí

0

Start typing and press Enter to search