Cuida tu familia: Dialogar sobre qué hace sufrir a cada uno en este momento de su vida.

XXII Domingo del Tiempo Ordinario (Mt 16, 21-27)

En el Evangelio de hoy Jesús nos anuncia los grandes sufrimientos que le esperan, y que culminarán con su muerte en la Cruz, y sobre todo en la RESURRECCIÓN. Pedro trata de hacerlo desistir de tales y tantos sufrimientos como Jesús anuncia. A nosotros tampoco nos gusta el dolor, el sufrimiento.. menos aún en el seno de nuestras familias. Pero es algo que no podemos evitar. Por eso, toda nuestra vida debe ser un ejercicio permanente de aceptación de los problemas y sufrimientos que en nuestro día a día se nos presentan, y si de algo debieran servirnos, debería ser para acercarnos más unos a otro y acercarnos más a Él. Ese será el camino para llegar a la GLORIA. También en nuestra historia familiar.

Propuesta para cuidar la familia esta semana.

Ante las cruces del mundo que nos rodea, tratemos de que nuestra vida como cristianos esté basada en el compartir -bienes materiales y espirituales- con los más necesitados de nuestros hermanos, en el sonreír, en la alegría de sabernos hijos amados y elegidos por Dios, transmitiendo esta forma de ser y actuar en nuestro entorno familiar inmediato. Quizá es buen día para dialogar sobre qué hace sufrir más a cada uno en este momento concreto de su vida.

Pilar López y Joaquín Devolx

0

Start typing and press Enter to search