Cuida de tu familia: Participa en FAMILIA en los actos litúrgicos que celebran y tratan de revivir los principales acontecimientos de nuestra fe en esta Semana Santa

LECTURA (DOMINGO DE RAMOS)

Lucas 22, 14-23,56

Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, según San Lucas:

Llegada la hora, se sentó Jesús con sus discípulos, y les dijo:

+ He deseado enormemente comer esta comida pascual con vosotros antes de padecer, porque os digo que ya no la volveré a comer hasta que se cumpla en el Reino de Dios.

 

COMENTARIO

Pocos son los que niegan la veracidad de los acontecimientos que en los últimos días de su vida tuvo que padecer Jesús de Nazareth.

Tras su entrada en Jerusalén, llega la hora del poder de las tinieblas, la gran tragedia que desembocará en el gran triunfo: la última cena, la oración en Getsemaní, la pasión y muerte del Hijo de Dios… y su gloriosa Resurrección. Muchos hermanos nuestros (pensemos de manera especial en Ucrania) continúan siendo sacrificados con la condena o con el silencio hipócrita de tantos otros.

Con nuestra pasividad, escasa implicación, no demasiada colaboración, nos sumamos al pecado estructural del que todos somos responsables.

Pidamos perdón por la condena de tantos inocentes y comprometámonos en construir una sociedad y un mundo más humano y más justo en el que nadie vuelva a ser entregado a muerte.

 

PROPUESTA PARA CUIDAR LA FAMILIA

Esta semana es propicia para participar en FAMILIA en los actos litúrgicos que celebran y tratan de revivir los principales acontecimientos de nuestra fe. Al ver a Jesús dejándose pasear por nuestras calles, dejemos que las imágenes penetren en nuestro interior y, hoy en concreto, desde el silencio más elocuente proclamemos la grandeza y misericordia del Señor:

«¡Bendito Tú, Jesús, el rey que viene en nombre de Dios!

Reina sobre nosotros y líbranos de las mentiras de la vida fácil y de las apariencias.

Reina en nosotros y danos el valor de vivir al ritmo de tu Evangelio»

 

Manolo Devolx

 

0

Start typing and press Enter to search