Cuida de tu familia: En FAMILIA, pensemos qué lugar ocupa Jesús en nuestro hogar y la relación que tenemos con Él

LECTURA (VI DOMINGO DE PASCUA)

Juan 14, 23-29

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

– El que me ama guardará mi palabra y mi Padre lo amará y vendremos a Él y haremos morada en Él.

El que no me ama no guardará mis palabras. Y la palabra que estáis oyendo no es mía, sino del Padre que me envió.

Os he hablado ahora que estoy a vuestro lado; pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo y os vaya recordando todo lo que os he dicho.

La Paz os dejo, mi Paz os doy: No os la doy como la da el mundo. Que no tiemble vuestro corazón ni se acobarde. Me habéis oído decir:

«Me voy y vuelvo a vuestro lado». Si me amarais os alegraríais de que vaya al Padre, porque el Padre es más que yo. Os lo he dicho ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda, sigáis creyendo.

 

REFLEXIÓN

Para San Juan, el evangelista de todo este Ciclo Pascual, el seguimiento de Jesús, la amistad con Él, no es cuestión de asentimiento, ni tan siquiera de fidelidad, ni tampoco de devoción, admiración, dedicación de tiempo… Es cuestión de AMOR.

Y ese amor a Jesús, hermano, amigo, compañero en el camino, nos tiene que proporcionar mucha PAZ y ALEGRÍA. En caso contrario, es cuestión de revisarlo porque algo falla.

«Que no se turbe nuestro corazón» bajo ninguno de los conceptos.

 

PROPUESTA PARA CUIDAR LA FAMILIA

Releemos en FAMILIA el pasaje evangélico e intentamos dar respuesta a estos interrogantes:

* ¿Qué lugar ocupa Jesús en nuestro hogar?

* ¿Cómo es la relación que tenemos con Él?

* ¿Podríamos acrecentarla a través de algún símbolo, gesto o actividad concreta?

 

Manolo Devolx

 

0

Start typing and press Enter to search