Cuida de tu familia: Alabemos al Señor en su entrada a Jerusalén en FAMILIA

Lectura (DOMINGO DE RAMOS)

Mateo 21, 1-11:

Cuando se acercaban a Jerusalén y llegaron a Betfagé, junto al monte de los Olivos, Jesús mandó dos discípulos, diciéndoles:

  • «Id a la aldea de enfrente, encontraréis en seguida una borrica atada con su pollino, desatadlos y traédmelos. Si alguien os dice algo, contestadle que el Señor los necesita y los devolverá pronto.»

Esto ocurrió para que se cumpliese lo que dijo el profeta:

  • «Decid a la hija de Sión: «Mira a tu rey, que viene a ti, humilde, montado en un asno, en un pollino, hijo de acémila».»

Fueron los discípulos e hicieron lo que les había mandado Jesús: trajeron la borrica y el pollino, echaron encima sus mantos, y Jesús se montó. La multitud extendió sus mantos por el camino; algunos cortaban ramas de árboles y alfombraban la calzada. Y la gente que iba delante y detrás gritaba:

  • «¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Hosanna en el cielo!»

Al entrar en Jerusalén, toda la ciudad preguntaba alborotada:

  • «¿Quién es éste?»

La gente que venía con él decía:

  • «Es Jesús, el Profeta de Nazaret de Galilea.»

 

REFLEXIÓN

Finalizamos la Cuaresma, y Jesús, Amigo que nunca falla, ha estado muy presente en cada acontecimiento y circunstancia. Yo diría, en el devenir del día a día.

¿De verdad ha venido siendo «protagonista invisible», «el amigo invisible»?

Pues hoy toca colocarlo en la palestra, en un pódium muy elevado para nosotros, mirada hacia lo alto, muy cercana a la suya decirle:

GRACIAS, PERDÓN, TE AMO.

Nos disponemos a «CAMINAR» muy cerca de Él esta Semana Santa que iniciamos hoy.

El Evangelio de este domingo es el relato de los grandes misterios de nuestra fe: la Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Amigo Jesús.

Previamente, San Mateo nos cuenta su entrada en Jerusalén.

 

PROPUESTA PARA CUIDAR LA FAMILIA

Hoy, en FAMILIA, le gritamos a Jesús:

«¡Hosanna! ¡Eres el bendito, el mejor, nuestra fuerza, nuestro argumento!

¡Eres perdón, esperanza y AMOR!».

 

Manolo Devolx

 

Start typing and press Enter to search