COMO UN HAZ DE MEMORIAS Y DE ASOMBRO

Como un haz de memorias y de asombro

los días y las noches lentamente

originan crepúsculos amargos

en un ocaso desmedido.

 

Llamean las miradas y los besos

en el hueco silente de la duda.

(Una tierra sin nombre mientras tanto.

Mientras tanto,

de sed en sed cayendo,

madura el corazón, como si nada)

 

Los vientos acarician las arenas

de las palabras grises.

 

Y soñaba la luna caracolas

de metal sobre el pecho humedecido

de la primera sombra.

 

El rostro desnudado de la aurora

hirió tu cuerpo mudo en la plegaria

de una estrella rebelde.

 

Nada se pierde

si en tu mirada guardas

el sabor de la vida y las caricias

de unas manos ensombrecidas

que laten como ascuas azules

más allá de los vértigos.

 

Blas Márquez Bernal, cmf

(FOTO: Marcos Paulo Prado desde Unsplash)

 

0

Start typing and press Enter to search