Colmena / Hive

A pesar del tiempo transcurrido (o tal vez por eso), de vez en cuando nos llegan películas que abordan conflictos, directos o colaterales, relacionados con la guerra que tuvo lugar en los Balcanes en los años noventa del siglo pasado. Este es el caso de Colmena (Hive), una película que narra con pulso firme y sentimiento el esfuerzo de una mujer kosovar, madre de dos hijos y tal vez viuda (no lo sabe con certeza, posiblemente sí, porque el cadáver de su marido que marchó a la guerra hace años nunca apareció).

Planteada la situación acompañamos a la protagonista en su dura lucha por la vida. Federico García Lorca subtítulo su última obra, ‘La casa de Bernarda Alba’, un ‘drama de mujeres en los pueblos de España’; idéntico subtítulo (cambiando el nombre del país) puede atribuírsele a esta sentida película. Asistimos también a un drama de mujeres que se reúnen para apoyarse mutuamente en sus esfuerzos por sobrevivir, a pesar de que son mal vistas por los hombres de una sociedad patriarcal y machista que no entienden sus pretensiones. Lo culturalmente aceptado sería que esperaran, sentarse y aguardar pasivas el regreso de quienes no van a regresar.

La protagonista, Fahrije (a la que interpreta la actriz Yllka Gashi, premiada por su trabajo en el Festival de Valladolid), cuida unas colmenas de las que extrae la miel que lleva a vender al mercado. Pero cuando el negocio no es demasiado lucrativo (más bien nada) decide tomar la iniciativa y poner en marcha otros modos de supervivencia. Afronta críticas e insultos, malas miradas y desprecio, pero ella insiste siempre. No puede permitirse permanecer pasiva (sus hijos la necesitan, a pesar de que su hija adolescente a veces tampoco entiende la actitud de su madre), ni llorar públicamente al esposo ausente. Su gesto serio, con un rictus permanente de tristeza, la acompaña, pero no resta nada de fuerza a sus intenciones. Otras mujeres se unen a ella en su tarea; unas con entusiasmo y cercanía, otras solo con afecto y cariño, pero desde cierta distancia, obligadas también ellas por la fuerza de la tradición a guardar las formas y mantenerse en el lugar que las convenciones les han otorgado.

Un drama de mujeres, basado en hechos reales, que nos acerca a este mundo que, con más frecuencia de la debida, se empeña en conservar dolores enquistados en las entrañas, impidiendo respirar y seguir adelante a quienes tienen el coraje por hacerlo. Como es el caso de la esforzada protagonista de esta interesante película.

 

Antonio Venceslá Toro, cmf

 

0

Start typing and press Enter to search