Sirviendo la Palabra según Sanjuán: Mt 25, 1-13

  1. «… Y se pusieron a preparar sus lámparas».

    De nuevo Jesús nos invita a la vigilancia. Pero añade algo importante a la invitación que nos hacía ayer para estar vigilantes: hemos de cuidarnos espiritualmente.
    Necesitamos el «aceite» que mantenga viva la llama de la vigilancia.
    A veces queremos que la llama se mantenga viva echándole agua e incluso otros «productos» con los cuales es imposible que arda.
    Son días de calentar motores a la vista ya del próximo curso. También son días para que prepares bien la lámpara de tu vida cristiana y veas qué «aceites» necesitas para arder con claridad. Jesús pone a tu alcance unas «herramientas-aceites»: la oración, la Eucaristía, su Palabra, el sacramento de la Reconciliación…
    «… Y se pusieron a preparar sus lámparas». Ponte tú también hoy mismo a preparar tu lámpara.
    Que tengas un día muy bueno y muy lleno en la presencia del Señor. Buenos días.

Antonio Sanjuán, cmf

0

Start typing and press Enter to search