Sirviendo la Palabra: 17 de Enero

LUNES 17 DE ENERO DE 2022

Marcos 2, 18-22:

«Nadie echa vino nuevo en odres viejos; porque revientan los odres y se pierden el vino y los odres; a vino nuevo odres nuevos».

 

Para darnos a entender la relación que Jesús tiene con nosotros, el Evangelio de hoy emplea el símbolo de un banquete de bodas.

Es una relación en la que reina la alegría, la esperanza, el regocijo… El estar con Jesucristo siempre es como estar en una boda acompañando al novio, que es Él, y, por tanto, saboreando ese momento de regocijo, de esperanza y de alegría.

El estar con Jesús nunca nos puede llevar a la tristeza sino todo lo contrario.

El Papa Francisco nos dice que con Jesús siempre nace y renace la alegría.

Que tu alegría no nazca de la superficie ni de lo efímero, sino de tu relación honda y profunda con Jesucristo.

No lo dudes cuanto más honda y profunda sea tu relación con Jesús, más honda y profunda será también tu alegría.

Buenos días.

Antonio Sanjuán Marín, cmf

 

Start typing and press Enter to search